Testimonios

Digestivo + Colon

Creemos que los avances en la tecnología quirúrgica – los procedimientos mínimamente invasivos en particular - han transformado la atención al paciente. Basados en la experiencia de los cirujanos de todo el mundo, y nuestra propia experiencia médica y técnica, continuamos introduciendo productos y técnicas innovadoras que reducen el daño a los tejidos durante la cirugía, y pueden hacer que la recuperación del paciente sea más rápida y menos dolorosa. Para hacerse una idea del progreso que hemos hecho hasta la fecha, por favor, eche un vistazo a los testimonios de personas como usted que han tenido estos procedimientos con un enfoque mínimamente invasivo.

Testimonios de Cirugía Antirreflujo/ERGE o Enfermedad por reflujo gastroesofágico

Deborah

Deborah, una productora asociada de televisión, de 46 años de edad y madre, fue diagnosticada con reflujo ácido hace seis años por su alergólogo. Tenía que tener cuidado de no comer alimentos muy cerca del momento de irse a la cama—una cama que estaba apoyada sobre bloques de cemento para aliviar sus síntomas de acidez. "Yo siempre despertaba en la noche asfixiándome, con una tos seca que no se detenía. Mis ataques de tos podían empeorar tanto durante el día, que a veces tenía que detenerme mientras conducía."

Su gastroenterólogo le indicó tratamiento médico mencionando la cirugía de reflujo ácido como un último recurso. Pero el año pasado tuvo que duplicar y triplicar la dosis recomendada de su medicamento para aliviarse.

Deborah se hizo varias pruebas de diagnóstico que determinaron que era una buena candidata para una cirugía antirreflujo mínimamente invasiva, y programó el procedimiento para diciembre de 1998.

Ahora tiene nuevamente su vida, duerme toda la noche, y dejó su medicación por completo.


Bruce

Bruce vivía con antiácidos hasta pocos meses antes de su cirugía antirreflujo. Su médico de cabecera le había indicado tratamiento médico y luego exploró algunas otras opciones, menos costosas.

"Yo estaba cansado de tomar antiácidos y pastillas. Escuché sobre la cirugía de antirreflujo mínimamente invasiva en la radio y le pregunté sobre ella a mi médico. Lo consideré una operación de bajo riesgo que valía la pena analizar", dijo Bruce.

Bruce fue remitido a un especialista que le realizó pruebas preliminares, incluyendo la endoscopia. Cuando se enteró de que era un buen candidato para la cirugía de antirreflujo mínimamente invasiva, no dejó pasar la oportunidad de hacer un cambio y mejorar.

"No tengo que preocuparme del período de reflujo ácido. Es agradable no tener que preocuparse por tomar píldoras. Someterse a la cirugía de antirreflujo mínimamente invasiva es mucho más fácil que preocuparse y tener siempre una punzada en el estómago. El hecho es que, aunque una medicación fuerte puede controlar los síntomas, no detiene lo que realmente pasa", explicó Bruce.

Bruce dijo que está llevando una vida más feliz y que puede comer sus alimentos picantes favoritos como las salchichas - algo que no había podido disfrutar durante años.


Ron

Los hábitos alimenticios y de sueño de Ron fueron interrumpidos constantemente por la ERGE. Dormía con cuatro almohadas apiladas y se resignó a una dieta simple, a menudo suave. Ron necesitaba una salida. Su médico de medicina general prescribió medicamentos para controlar los síntomas, pero Ron descubrió que su cuerpo había desarrollado una resistencia a la dosis después de un corto período de tiempo.

"Después de un tiempo, mi cuerpo se aclimató. Los medicamentos no ayudaban mucho. El médico me aumentaba la dosis o me recetaba algo diferente, pero nos estábamos quedando sin opciones", dijo Ron. Ron comenzó a mostrar signos de fatiga en el trabajo, su rendimiento cayó. Se volvió iracundo y nervioso. Después de visitar a un especialista, Ron eligió someterse a una cirugía de antirreflujo mínimamente invasiva.

"Yo recomendaría la cirugía de antirreflujo mínimamente invasiva para cualquier persona que esté sufriendo", dijo Ron. "Todo sobre mi calidad de vida ha aumentado enormemente.

Testimonios de la Cirugía de Cáncer de Colon

Víctor

Víctor S., MD, de Boca Ratón fue un pediatra durante los últimos 30 años y conoce la importancia de la detección temprana. Él tiene un fuerte historial familiar de cáncer de colon y sabía que necesitaba una colonoscopia como medida de salud preventiva. Hace cuatro meses, Víctor tomó el control de su salud y programó una colonoscopia. No tenía síntomas o signos de cáncer anteriores. Después de recibir su colonoscopia, el médico le diagnosticó cáncer de colon. Su médico le dijo que tenía que someterse a la cirugía de colon para retirar la parte cancerosa de su intestino, pero le dio las opciones de la cirugía tradicional abierta y la cirugía de colon mínimamente invasiva. Víctor eligió la cirugía de colon mínimamente invasiva.

"Cuando alguien te dice," tiene cáncer "tu primera reacción es el miedo", dijo Víctor. "Pero al conocer mis opciones para el procedimiento, las desventajas se minimizaron inmediatamente." A los 67 años, a Víctor todavía le gusta ir a trabajar todos los días y le encanta interactuar con sus pacientes jóvenes. Él fue capaz de volver a su rutina diaria normal, un par de días después de su procedimiento y estaba trabajando tres semanas después.

Coincidentemente, uno de los colegas de Víctor también tuvo que someterse a una operación de colon. Sin embargo, ella eligió el procedimiento abierto y estuvo fuera del trabajo durante cuatro o cinco meses.

"La diferencia de recuperación entre mi compañero y yo era de 2-3 meses", dijo el Dr. Víctor S.

"No hay duda de que me alegré de haberme sometido a la cirugía de colon mínimamente invasiva en vez de someterme al procedimiento abierto para tratar el cáncer de colon", dijo Víctor. "La mejor parte es que usted puede obtener los mismos resultados y no tener que sufrir tanto. Menor tiempo de recuperación y menos dolor, definitivamente contribuyen al resultado general."


Holly

A pesar de ser una profesional de la salud capacitada, Holly siempre le había temido a una colonoscopia a la edad de 50. Así que, cuando el momento llegó, esperó y lo aplazó durante siete años. Para Holly, la espera no funcionó a su favor. Después de su cumpleaños 57, Holly finalmente se preparó y se apuntó para una colonoscopia de rutina. Su médico encontró células cancerosas y le recomendó retirar su colon. Holly estaba consciente de que había varias opciones de tratamiento disponibles, y después de que su cirujano revisó sus registros y se reunió con ella, le recomendó retirar su colon por medio de un procedimiento laparoscópico mínimamente invasivo. Su cirujano le explicó que además de ser tan eficaz como una cirugía abierta tradicional, los beneficios de este tipo de procedimiento serían ayudar a acelerar su período de recuperación.

"Me sentí muy cómoda con la recomendación de mi médico", dijo Holly. "Yo discutí mis opciones con mi familia y decidí someterme a la cirugía de colon mínimamente invasiva". Después de someterse al procedimiento, pudo comenzar a caminar alrededor del hospital al día siguiente. Su médico le dijo que podría volver a casa una vez que se sintiera lo suficientemente bien y que fuese capaz de comer una comida completa. Tres días después del procedimiento, Holly cumplió los requisitos de su médico y se fue a casa.

Como fisioterapeuta, Holly realiza esfuerzso y ejercicios difíciles durante todo el día. Aunque ella volvió a trabajar en una semana después de su procedimiento, una vez más siguió la recomendación de su médico y esperó dos semanas para volver a su rutina completa. "Volví a trabajar una semana después de haber tenido el procedimiento, pero no hice ningún trabajo pesado por un par de semanas", dijo Holly. "Quería asegurarme de estar en muy buenas condiciones para mis pacientes y mi familia, especialmente mis tres nietos."

Hoy en día, Holly disfruta pasando tiempo con sus nietos y haciendo canotaje en su casa del lago.


Horace

"He dedicado mi carrera a educar mentes jóvenes. ¿Quién hubiera imaginado que uno de ellos terminaría salvando mi vida?"

Horace, un profesor retirado de la Universidad de Vanderbilt, está familiarizado con los pólipos de colon. Después de previos exámenes de colon de rutina que revelaron varios pólipos, el profesor aprendió una lección para salvar vidas: la importancia de la programación de las colonoscopias regulares. En el 2003, cuando un examen de colon regular y un chequeo físico reveló un pólipo infectado, Horace fue remitido a un cirujano del Centro Médico Universitario de Vanderbilt en Nashville para someterse a diagnóstico y tratamiento. Durante la consulta, los roles de los dos hombres se habían invertido. El cirujano, un antiguo alumno de Horace, comenzó a enseñarle al profesor sobre sus opciones quirúrgicas. Hablaron de la diferencia entre la cirugía convencional y la cirugía de colon mínimamente invasiva.

"Mi cirujano me educó sobre los beneficios de un procedimiento laparoscópico y me dijo que iba a tener menos dolor, menos cicatrices y una recuperación más rápida. Como su antiguo maestro, sé la gran mente que tiene así que me sentí muy cómodo y confiaba en él, "dijo Horace. "No había ninguna duda en mi mente acerca de qué opción escoger para mi procedimiento."

La eliminación del pólipo de Horace reveló que éste estaba viviendo con cáncer de colon sigmoide (ubicado en la parte inferior de su colon). El día después del procedimiento, Horace ya podía caminar alrededor del hospital. Dijo que no sentía ningún dolor y que ya estaba con ganas de golpear los campos de golf.

"Me he retirado recientemente después enseñar durante 40 años y he seguido siendo muy activo. Me preocupaba que el cáncer y la cirugía me alejaran del estilo de vida activo de jubilados, pero no lo han hecho", dijo.

Desde que se sometió a la cirugía de colon mínimamente invasiva para quitar el pólipo, Horace ha podido volver a jugar golf regularmente, juega con sus amigos dos veces por semana. Asiste regularmente a la Asociación Cristiana de Jóvenes y viaja a menudo a visitar a su hijo, dos hijas y a sus dos nietos.


Minnie

"Yo camino dos millas diarias, cinco días a la semana. Me encanta hacer ejercicio." Para Minnie, es fundamental llevar una vida activa. Así que cuando se enteró de que podría tener cáncer de colon, estaba ansiosa por identificar sus opciones y saber si sería capaz de mantener su estilo de vida.

Los primeros signos de cáncer de colon de Minnie aparecieron durante la colonoscopia que fue recomendada por el médico en su examen físico anual. El procedimiento identificó un pólipo potencialmente canceroso en el colon. El médico de Minnie le aconsejó ver a un cirujano que se especializaba en procedimientos colorrectales. Aunque el cirujano era del Centro Médico Universitario de Vanderbilt en Nashville, a seis horas de distancia en coche, Minnie inmediatamente programó una cita. Una semana más tarde, Minnie y su hija condujeron seis horas para ver al cirujano, quien revisó sus pruebas y le recomendó retirar su colon.

Se le presentaron a Minnie sus opciones: o una cirugía convencional o una cirugía de colon mínimamente invasiva. La cirugía de colon mínimamente invasiva ha demostrado ser tan eficaz como la cirugía convencional, para el tratamiento de cáncer de colon curable cuando se lleva a cabo por un cirujano experimentado.

Minnie y su hija decidieron que debería someterse a la cirugía de colon mínimamente invasiva. "Le pregunté al cirujano cuán pronto podría realizarme el procedimiento. Él respondió programando la cirugía para dos días después de que mi hija y yo nos reunimos con él." Después de someterse al procedimiento, el cirujano le informó a Minnie que le había quitado el colon, y que las pruebas confirmaban que éste era canceroso. "Me sorprendí mucho con los resultados, pero me alegro de que me hayan quitado el colon antes de que se convirtiera en algo peor."

Minnie pudo caminar por el hospital a la mañana siguiente del procedimiento. Sorprendentemente, no tenía ningún tipo de dolor o molestia, y pasó sólo tres días en el hospital.

Una semana después de haberle retirado el colon, Minnie pudo comenzar su rutina de caminado nuevamente. Ella está libre de cáncer y ha podido volver a su estilo de vida activo.


Don

Don siempre había considerado que él y su esposa eran personas sanas sin problemas de salud y, a menudo dejaban pasar las oportunidades de hacerse la prueba del cáncer de colon, ya que no presentaban síntomas. Sin embargo, cuando su esposa se sometió a un examen físico anual y descubrió que tenía cáncer de colon avanzado y que requería quimioterapia, Don escuchó el consejo de su médico y programó una colonoscopia inmediatamente. Como lo temía, también fue diagnosticado con cáncer de colon - por suerte no era tan avanzado como el de su esposa - y eligió seguir rápidamente un tratamiento. Dado que el cáncer de colon de Don no era tan avanzado, el cirujano le recomendó optar por la cirugía por vía laparoscópica o mínimamente invasiva - un procedimiento que le permitiría estar fuera del hospital, y en pie nuevamente luego de un corto período de tiempo. En octubre de 2004, un mes después del diagnóstico de Don, éste ingresó al hospital para una cirugía laparoscópica y salió con el cáncer de colon completamente eliminado y sin necesidad de quimioterapia adicional.

Don estaba nuevamente en pie luego de una cantidad de tiempo increíble - y nuevamente trabajando en la segunda semana después de la cirugía. Recordando su experiencia con la cirugía laparoscópica, Don está sorprendido por los avances de la cirugía en los últimos años y está tranquilo por los tipos de procedimientos disponibles para aquellos que quizá le hagan frente a un diagnóstico similar. "Yo estaba preocupado por tener un tiempo de recuperación largo, pero mi experiencia fue todo lo contrario. Pude volver a hacer las cosas que me gustan en un par de semanas", dijo Don.

"Es genial ver que están teniendo un gran avance, pero lo importante es no demorar para hacerse exámenes para detectar el cáncer de colon", dijo Don. Él ya ha enviado a sus dos hijos a hacerse exámenes, lo que conllevó a que a su hijo le removieran pequeños pólipos.

Habiendo pasado por la cirugía, Don ahora dirige su atención a apoyar a su esposa, que tiene un camino más largo de tratamientos de quimioterapia que recorrer. "Cuando uno escucha las noticias, se preocupa al principio, pero nuestra familia cree que las probabilidades de mi esposa son buenas con la quimioterapia", dijo Don. "Tenemos suerte de tener una familia de apoyo que nos ayuda a través del camino."


Tom

Un ruido sordo. Estas son las palabras que Tom de Baltimore utilizó para describir lo que sintió cuando su médico le diagnosticó cáncer de colon en octubre de 2004. Tom había dejado su trabajo como pintor de casas, pues se había estado sintiendo cansado y no podía pasar un buen día - pero nunca imaginó que pronto estarían practicándole una cirugía en su colon para extirpar un tumor canceroso. No había experimentado ningún otro síntoma y siempre se había considerado un hombre relativamente saludable.

Durante un examen físico trimestral en octubre, un examen rectal mostró sangre en las heces de Tom, quien fue programado inmediatamente para una colonoscopia. Gracias a la colonoscopía y luego a un TAC (Tomografia Axial Computada), se descubrió que Tom tenía un tumor canceroso en el colon, del tamaño aproximado de una banana pequeña. El cirujano de Tom le recomendó inmediatamente considerar la opción de la cirugía laparoscópica por encima de la cirugía abierta y le mostró a lo que el proceso conllevaría exactamente, sin embargo, mencionó que debido al tamaño del tumor, era posible que tuviera que cambiarse a una cirugía abierta en algún momento durante la operación. A gusto con la experiencia del cirujano en cirugías laparoscópicas, Tom confió en su recomendación y se preparó para el procedimiento. "Resultó que tenía que esperar una semana y media antes de que pudiera entrar a cirugía, y hasta ahora ese fue el momento más difícil", dijo Tom. "Estaba nervioso, asustado, y dispuesto a hacer algo al respecto."

Después de ser retirado de cirugía, Tom se enteró de que la cirugía laparoscópica había sido exitosa y de que su cirujano había podido extirpar todo el tumor sin necesidad de cambiar a una cirugía abierta. Tom permaneció en el hospital durante tres días más, y luego fue enviado a casa con una receta de medicamentos para el dolor que él nunca tuvo que usar. "No he sentido dolor en absoluto, y cada día me siento un poco mejor", dijo Tom. También se ríe porque uno de los principales directrices de su cirujano no comerá ensaladas o verduras crudas después de la cirugía – lo que es fácil, teniendo en cuenta que ¡no le gustan las verduras de todos modos!

Ahora, de vuelta en casa, Tom está satisfecho con la velocidad de su recuperación. Ha podido dormir bien, y volver a ponerse en pie para realizar todas sus actividades diarias. Tiene la esperanza de volver a pintar la casa en algún momento cercano, pero por ahora se centra en hacer una cosa a la vez. Para cualquiera que tenga que lidiar con un diagnóstico similar, Tom recomienda estar tranquilo, preguntar acerca de la opción de cirugía laparoscópica, confiar en los expertos, y buscar el apoyo de su familia y amigos.

Testimonios de Cirugía de Colitis Ulcerosa

Rachel

Para Rachel, este no era el caso. Había pasado los últimos tres años sufriendo de dolor y casi todos los días le costaba salir de la cama. Anhelaba comerse una comida normal y actuar como una persona normal nuevamente. Rachel tiene 18 años de edad y sufría de colitis ulcerosa.

"Me iba a la cama y esperaba despertar algún día sin dolor", dijo Rachel. "Estaba tan enferma."

Rachel fue tratada primero con medicamentos prescritos, pero debido a brotes constantes y dolor, descubrió que el ingrediente de azufre en las pastillas le causaba una reacción alérgica. Ella podía solamente tolerar los esteroides y cada verano se le enviaba al hospital hasta por un mes para recibir esteroides en dosis altas. Esto ayudó a aliviar el dolor a corto plazo, pero en el verano de 2004, nada funcionó. El dolor de Rachel se duplicó y tuvo que ser trasladada de Mississippi a Nueva Orleans en una ambulancia para ver a un cirujano colorrectal. La colitis se había expandido por todo el colon y la única solución era que se le retirara o éste se desgarraría.

Tomando en cuenta la edad de Rachel, el cirujano decidió retirarle el colon por laparoscopia. Quería que ella se curase lo antes posible y disfrutase de su primer año de universidad.

"Someterse a una cirugía me ha devuelto mi vida", dijo Rachel. "Pasé de quedarme en cama durante dos meses a ser activa en menos de una semana, tengo tanta energía como puedo y actúo como una estudiante normal de primer año universitario – Puedo quedarme despierta hasta las 2 am, caminar a clase y trabajar todos los días"

En aquel momento Rachel solo quería que le removieran el colon para sentirse saludable nuevamente. Ahora, mientras reflexiona sobre la experiencia, está muy agradecida por haberlo retirado vía laparoscópica. Pues sintió muy poco dolor y tuvo cicatrices mínimas.

"Fui a nadar con mis amigos la semana pasada y estaba consciente de mis cicatrices, pero nadie se dio cuenta", dijo Rachel. "Es sorprendente el hecho de haber tenido una cirugía importante y que mis cicatrices sean tan pequeñas que los demás no se den cuenta." La vida de Rachel ya no está dictada por su enfermedad y ella está libre de medicamentos por primera vez en tres años.

"Había días en los que quería darme por vencida y no entendía por qué estaba pasándome eso a mí", dijo Rachel. "Pero con los grandes cirujanos y la tecnología disponible hoy en día, yo pude mirar hacia el futuro y tener esperanza."

Testimonios de Cirugía de PPH (Procedimientos para Prolapso y Hemorroides)

Paciente #1

"He sufrido de problemas de hemorroides durante más de 35 años. Durante los últimos siete a diez años, me informaron que tenía hemorroides de tercer grado y que requería de una cirugía de hemorroides tradicional. Había escuchado de personas que se sometieron a la cirugía tradicional, que el dolor durante el período de recuperación era severo. Por lo tanto decidí someterme a la terapia de inyección. Las inyecciones funcionaron bien, pero sólo por un período de cerca de cinco meses. No fui por una nueva infusión, pues sufría de hemorragia espontánea, lo cual era vergonzoso.

Mi doctor me dijo que había un nuevo procedimiento, conocido como grapado. Me dijo que había estudiado extensamente el procedimiento y que había llevado a cabo el procedimiento quirúrgico en varias ocasiones. Con mucha fe en él, le dije que lo haría y marqué una cita para el procedimiento en junio de 2002. Yo iba a ser la sexta persona en Los Angeles en someterse a este procedimiento.

Me dijeron que se trataba de un procedimiento relativamente indoloro. También me dijeron que el procedimiento tenía un excelente historial de éxito. Mi única preocupación era el dolor que iba a sentir después de la cirugía, especialmente después de una deposición.

Después de someterme al PPH, había un cierto malestar, pero nada dio lugar a dolor. Volví a trabajar al día siguiente. Me pareció un poco incómodo sentarme en mi silla. Por eso, elegí tomarme el próximo día libre. Pude volver a trabajar al día siguiente para el medio día, y después yo estaba de vuelta al trabajo por un día completo y de vuelta a mis actividades normales.

Sólo tengo un consejo para cualquier paciente que esté considerando realizarse el PPH. Pare de sufrir en silencio, deje de sufrir los efectos secundarios de las hemorroides de los que nadie quiere hablar.

He donado una cantidad significativa de tiempo para hablar sobre este tema como paciente. Lo he hecho porque sé que hay un gran número de personas que sufren de lo que yo he sufrido durante tanto tiempo, y quiero que sepan que gracias al PPH, no deben sufrir por más tiempo"


Paciente #2

"Yo sufría de hemorroides y fisuras muy dolorosas. Había estado encerrado en casa y en agonía durante 5 semanas. Tres médicos me habían prescrito 6 recetas diferentes de cremas, ungüentos y supositorios. Los medicamentos no funcionaban y yo estaba desesperada por conseguir ayuda. Escogí el PPH por encima del procedimiento de hemorroidectomía convencional porque yo conocía a alguien que se había sometido a la cirugía convencional y me dijeron que el proceso de curación era largo y doloroso.

Me aseguraron que la recuperación de la cirugía PPH no sería larga y que sería mínimamente incómoda. Yo estaba sin embargo preocupada de que la recuperación fuese lenta y dolorosa y que no pudiese ser un candidato viable para el procedimiento PPH. Yo también estaba preocupado por ser "grapada", y que las sintiera (las grapas) y luego como sería pasar por eso.

En una escala de 1 a 10 (siendo el 10 un dolor insoportable), entré al hospital en un nivel 10 y salí del hospital, un día después, en un nivel 3. Después de los primeros 2 días ya no necesitaba medicamentos para el dolor. Han pasado 6 semanas desde mi cirugía y no ha habido ningún indicio de recurrencia.

Me gustaría decirles a los pacientes que están considerando el PPH que no deben dudar en someterse al PPH. “Ojalá hubiera sabido antes de esta solución antes, no habría sufrido durante tanto tiempo”


Paciente #3

“Yo había tenido hemorroides durante 40 años, sobre todo desde que tuve a mis hijos. Las había " manejado "a través de los años, pero en los últimos 10 años reconocí que necesitaba ayuda debido a la incomodidad."

“Yo trabajo fuera de casa y había demorado en buscar ayuda debido a las largas “pausas” y el dolor después de cualquiera de los procedimientos quirúrgicos que había investigado. También había oído las" historias de guerra "de familiares y amigos que se habían sometido a la cirugías de hemorroides convencionales. Después me enteré del PPH, leí el folleto y estaba lista para encontrar al médico adecuado y ajustar la fecha. Mi primera visita al médico fue informativa. Básicamente, no tenía ningún temor o ansiedad por someterme al procedimiento”

"El PPH se me realizó de forma ambulatoria, experimenté un dolor mínimo. A lo que me refiero más como malestar, tomé una pastilla para el dolor justo antes de salir del hospital, sobre todo porque me dijeron que debía hacerlo y no porque sentía necesidad. No seguí ninguna medicación para el dolor después. Tuve el procedimiento un miércoles. Al día siguiente, me puse en pie, sin dolor, descansando a intervalos cuando sentía la necesidad. Viernes, sábado y domingo estaba en casa haciendo casi todo lo que quería. Incluso fui a cenar el sábado por la noche y estaba lista para volver a trabajar el lunes. No he tenido ninguna recurrencia de las hemorroides. Mi consejo para otros pacientes que están considerando someterse al PPH es que ellos deben leer la literatura, hablar con un médico, tener sus preguntas contestadas, y luego ¡hacerlo! ¿Por qué seguir sufriendo cuando este tipo de ayuda extraordinaria ya está disponible? "

Testimonios de médicos sobre Procedimiento para Prolapso y Hemorroides (PPH)

Lea lo que los médicos tienen para decir acerca de las muchas ventajas del PPH:

Dr. Hoffman

He estado ejerciendo desde hace 20 años. Comencé a realizar el PPH para poder ofrecerles a mis pacientes una alternativa para la hemorroidectomía convencional. Las ventajas respecto a las técnicas del PPH hemorroidectomía convencional que he observado en mis pacientes son menos dolor postoperatorio y un retorno más rápido a las actividades de la vida diaria. He visto a algunos pacientes reanuden sus dietas normales en la noche de la cirugía y regresar a sus actividades normales al día siguiente.


Dr. Watson

Después de realizar el PPH en pacientes, veo mejores resultados en el paciente y mucho menos morbilidad en comparación con las técnicas convencionales para hemorroides.


Dr. Rafferty

Soy un cirujano colorrectal certificado por la junta y he realizado más de 50 cirugías de PPH. En promedio, realizo 2 a 4 procedimientos PPH al mes. También entreno cirujanos en las técnicas de realización de la PPH. Comencé a realizar PPH cuando se introdujo en los EE.UU., debido a que el procedimiento les ofrece menos molestias y menos tiempo fuera del trabajo a los pacientes en comparación con la hemorroidectomía convencional. Además, he tenido casos en los que los pacientes generalmente regresan a su dieta normal el mismo día de la cirugía y regresan a sus actividades normales dentro de las 48 horas siguientes.

X
X
Share with Friends

Interested in sharing this item?

X
Device Code Translator
X
Device code translator results

Back to Search